Lava frecuentemente tus manos

Las manos están en contacto con innumerable cantidad de objetos y personas, y también con gérmenes que pueden ser perjudiciales para la salud.

Cuando una persona no se lava las manos con jabón puede transmitir bacterias, virus y parásitos ya sea por contacto directo (tocando a otra persona) o indirectamente (mediante superficies).

Por todo esto, es importante lavarse las manos:

– Antes y después de manipular alimentos y/o amamantar.
– Antes de comer o beber, y después de manipular basura o desperdicios.
– Después de tocar alimentos crudos y antes de tocar alimentos cocidos.
– Después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar y luego de cambiarle los pañales al bebé.
– Luego de haber tocado objetos “sucios”, como dinero, llaves, pasamanos, etc.
– Cuando se llega a la casa de la calle, el trabajo, la escuela.
– Antes y después de atender a alguien que está enfermo o de curar heridas.
– Después de haber estado en contacto con animales.

¿Cómo lavarse bien las manos?

El lavado de manos apropiado requiere de jabón y sólo una pequeña cantidad de agua. Las manos húmedas se deben cubrir con jabón y frotar toda la superficie, incluidas las palmas, el dorso, las muñecas, entre los dedos y especialmente debajo de las uñas, por lo menos durante 20 segundos. Luego, se deben enjuagar bien con agua segura (es preferible usar agua corriente o echarse agua desde una botella antes que usar el agua dentro de un recipiente) y secarlas, ya sea con una toalla limpia o agitando las manos.

Para que el lavado sea realmente efectivo, siempre se debe utilizar jabón. Si se utilizan adecuadamente, todos los jabones son igualmente efectivos para remover los gérmenes que causan enfermedades. Si no se cuenta con jabón, es posible reemplazarlo eventualmente con alcohol en gel.

Enseña a tu familia a lavarse las manos durante 20 segundos, especialmente antes de comer, después de usar el baño y después de jugar afuera.

Shopping Cart (0)

Carrito

Verificado por MonsterInsights